Avisar de contenido inadecuado

¿Atentados de falsa bandera para evitar un segundo mandato de Trump?

{
}

AD.- A los pocos minutos de perpetrarse el tiroteo en un centro comercial de Texas ya sabíamos que el autor era un hombre de raza blanca. No habían transcurrido dos horas del incidente y ya nos dieron a conocer el contenido de un manifiesto supremacista escrito por el supuesto asesino justificando los hechos. A esa hora ya conocíamos también todos los detalles biográficos de Patrick Crusius, de 21 años.

El jefe de la Policía de El Paso (Texas) Greg Allen, no se anduvo por las ramas al subrayar la existencia de un «nexo potencial» con un crimen de odio. A Patrick Crusius no le cupo el beneficio de alguna enfermedad mental, que en cambio sí tienen los autores de masacres de naturaleza aparentemente distinta.

Donald Trump debería preocuparse estando como estamos a pocos meses de las elecciones en Estados Unidos, cruciales no sólo para este país sino para todo Occidente. Debería preguntarse si los tiroteos en El Paso y horas más tarde en Dayton (Ohio) son o no atentados de falsa bandera.

El grupo terrorista ANTIFA anunció recientemente marchas en El Paso y también había amenazado con ataques contra la guardia fronteriza de EEUU.

El periodista Alex Jones advirtió hace poco sobre la preparación de atentados de falsa bandera para responsabilizar a la derecha americana.

No estamos ante nada nuevo. La Operación Northwoods (Operation Northwoods) fue un plan diseñado por el Ejército estadounidense de 1962 que pretendía generar apoyo del pueblo estadounidense para una acción militar contra la Cuba de Fidel Castro. El plan requería varias operaciones encubiertas incluyendo actos de terrorismo de Estado real y simulados (como secuestros de aviones) en territorio estadounidense y cubano. Este plan fue propuesto por altos cargos del Ministerio de Defensa estadounidense, entre ellos el presidente de la Junta de Jefes del Estado Mayor, Lyman Louis Lemnitzer. El presidente de Estados Unidos en aquella fecha era el demócrata John F. Kennedy.

Por otra parte, masacres de este tipo refuerzan el rechazo en Europa al derecho de los ciudadanos a portar armas. La élite globalista quiere una ciudadanía desarmada para poder imponerse sin apenas resistencia civil. Y así, con la seguridad nacional como pretexto, se promulgarían leyes para militarizar a los cuerpos policiales y someter por completo a la población a los dictados del NOM. De ahí la permanente ‘cruzada’ de los poderes globalistas y sus lacayos políticos y mediáticos para limitar (y finalmente prohibir) la tenencia de armas. Se comprende entonces la rentabilidad propagandística que obtienen cada vez que se registra un tiroteo con víctimas mortales, incluidos los de falsa bandera.

Fuentes oficiales apuntan que la fundación del magnate estadounidense George Soros habría destinado cientos de miles de dólares para el control de la opinión pública en Europa, valiéndose para ello de sucesos como los de este sábado en Texas y Ohio.

Soros y la trama anti-Trump

Hasta Eisenhower, la CIA fue únicamente la organización de inteligencia central para el gobierno de los Estados Unidos y estuvo detrás de múltiples tareas de entrenamiento de insurgentes y desestabilización de gobiernos contrarios a las políticas del Pentágono, pero los lobbys militar y financiero no pudieron resistir a la tentación de crear un gobierno de facto que manipulara los entresijos del poder, derivando en la aparición de un nuevo ente (el complejo militar-industrial, en palabras de Eisenhower), refractaria a la opinión pública y al control del Congreso y Senado de los Estados Unidos). En la actualidad, la Compañía se habría transmutado en el llamado Departamento de Seguridad Nacional ( Homeland Security) y de la hidra-CIA habrían nacido 17 nuevas cabezas en forma de agencias de inteligencia que integrarían la Comunidad de Inteligencia de EEUU (la Cuarta Rama del Gobierno según Tom Engelhardt), agentes patógenos de naturaleza totalitaria y devenidos en Estado paralelo, verdadero poder en la sombra fagocitado por el “Club de las Islas” de George Soros y que se habría conjurado contra un Trump defensor del americanismo y refractario al globalismo..

Para evitar un segundo mandado de Trump, la Alianza Democracia (DA), megaorganización fundada por George Soros en el 2005, habría diseñado una estrategia que constaría en una primera fase de utilizar la mass media de EEUU para inocular en la sociedad civil norteamericana las bondades de la agenda globalista y de la llegada masiva de inmigrantes.

Así, según recogía hace un año el portal ruso sputniknews.com citando al diario The Boston Globe , está prevista la pronta aparición del Instituto Quincy, think tank patrocinado por los multimillonarios George Soros y Charles Koch, para truncar la carrera política de Trump por métodos expeditivos y lograr que EE.UU. retome la senda de las seudodemocracias tuteladas por el verdadero Poder en la sombra (Cuarta Rama del Gobierno).

La popularidad de Trump sigue en alza

Con una economía cada vez más boyante y la recuperación por Estados Unidos de su papel hegemónico en el mundo, la tasa de aprobación de Trump aumentó cinco puntos, a 72%, según una encuesta de Reuters/Ipsos. Su índice de popularidad en la población general se mantuvo estable en 41%.

Y en el tema de la inmigración, un aspecto central de su campaña de 2016, parece dar en el blanco.

Según el centro de investigaciones Pew, 57% de los republicanos estiman que Estados Unidos «corre el riesgo de perder su identidad como nación» si «se abre demasiado a la inmigración».

Evocando su victoria de 2016, «una de las jornadas más extraordinarias de la historia de la televisión», Trump lanzó en Greenville: «Tenemos que volver a hacerlo».

La entusiasta multitud no paraba de alentarlo: «Cuatro años más, cuatro años más».

Descartados pues los métodos convencionales, parece claro que los que pretenden el derrocamiento de Trump, ya sólo les queda agitar el miedo de la opinión pública con acciones de terror que puedan ser relacionadas con el mandatario estadounidense. En este sentido, no pudo ser más oportuno el manifiesto hallado en el domicilio de Crusius y que, según la policía y los líderes políticos demócratas, estaba «lleno de odio y contenido racista».

En un país con tanta tradición en actos terroristas de falsa bandera, desde el hundimiento del acorazado USS Maine al asesinato de Kennedy, nos sobran razones para dudar de la versión oficial acerca de la motivación de los dos asesinos de El Paso y Dayton.

http://www.alertadigital.com/2019/08/04/atentados-de-falsa-bandera-para-evitar-un-segundo-mandato-de-donald-trump/

Atentados de falsa bandera: los asesinos de El Paso y Ohio se jactaban de ser “izquierdistas” y de apoyar al Partido Demócrata

El discurso unánime impulsado por las élites políticas socialdemócratas y por los medios fake news señalando a los asesinos de El Paso y Dayton (Ohio) como representantes de lo que pomposamente ya denominan como “supremacismo blanco”, comienza a desvanecerse según se conocen más datos de los victimarios.

Tanto es así que Twitter suspendió ayer domingo por la noche una cuenta presuntamente vinculada a Connor Betts, el hombre armado que mató a nueve personas e hirió a decenas más en las afueras de un bar de Dayton (Ohio). La red social tomó esta decisión después de que varios informes identificaran el perfil y descubrieran su orientación política de izquierdas. De hecho, y según informa la web Breitbart, la que se considera como cuenta oficial del criminal en Twitter presentaba a su usuario en el perfil como «izquierdista». Además, la cuenta suspendida tuiteó genéricamente en apoyo del socialismo, en contra de la elección del presidente Donald Trump y a favor de la senadora demócrata de extrema-izquierda Elizabeth Warren para presidente en 2020. La revista digital norteamericana «Newsweek» también asegura que Betts estaba registrado para votar y que estaba afiliado al Partido Demócrata.

Por su parte, la web heavy.com también ha informado de que Connor Betts, el atacante de Dayton, se describió a sí mismo como un «izquierdista», afirmó estar molesto por los resultados de las elecciones presidenciales de 2016 en las que ganó Donald Trump, y afirmó públicamente: “Quiero más socialismo, y no esperaré a que los idiotas finalmente lleguen a comprender esto”. The Washington Times publicó una información similar y el periodista de The Daily Wire, Ryan Saavedra, ha mostrado diversas capturas de pantalla de la cuenta.

El tiroteo en Ohio se produjo solo unas horas después de que otro asesino, Patrick Crusius, de Dallas, abriera fuego indiscriminadamente contra quienes se encontraban haciendo sus compras en un centro comercial Walmart de El Paso (Texas), matando a 20 veinte personas e hiriendo de diferente gravedad a otras 26.

Rápidamente, políticos del Partido Demócrata y medios fake news comenzaron a repetir un mensaje unánime e invariable: “el tirador era un supremacista blanco cuyos motivos para el tiroteo eran específicamente racistas”. Pero ahora las investigaciones también comienzan a poner en duda estas afirmaciones. Algunas fuentes están destacando cómo en su perfil de la web mylife.com, Crusius se describía como un orgulloso votante del Partido Demócrata. Pero, apenas unos minutos despúes del tiroteo, Crusius aparecía descrito como trabajador en la campaña electoral de Donald Trump, votante Republicano y cristiano evangélico. ¿Quién cambió la información?

La manipulación y el monolitismo de las informaciones difundidas por los medios fake news están haciendo crecer las especulaciones sobre la posibilidad de que ambos ataques hayan sido atentados de “falsa bandera” con el fin de impedir de toda forma posible una futura reelección de Donald Trump.

Estas teorías, en principio «conspiracionistas», han encontrado, además, un extraño apoyo a sus tesis: un mensaje que se difundió el pasado día 30 de julio a través de diversas cuentas de Facebook en el que se alertaba de que, en las próximas horas, iba a producirse un ataque de “falsa bandera” alentado por el “Estado profundo” (agencias de seguridad y espionaje paralelas a la CIA y no controladas por el Gobierno de Washington que actuarían siguiendo órdenes propias).

http://www.alertadigital.com/2019/08/05/atentados-de-falsa-bandera-los-asesinos-de-el-paso-y-ohio-se-jactaban-de-ser-izquierdistas-y-de-apoyar-al-partido-democrata/

 TAGS:undefined

{
}
{
}

Deja tu comentario ¿Atentados de falsa bandera para evitar un segundo mandato de Trump?

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre