Avisar de contenido inadecuado

Miles de mexicanos protestan contra Trump y se postran ante el narcoestado que ha cubierto México de corrupción y pobreza

{
}

No lamentan formar parte de un estado fallido donde políticos y narcotraficantes conviven en feliz consorcio económico. No alzan la voz contra la corrupción incrustada en todos los poros de la sociedad mexicana. Ni protestan contra la violencia descarnada que sufren los pocos que se atreven a desafiar el crimen institucionalmente organizado.

No se rebelan contra la pobreza ni contra las lacerantes injusticias sociales que han sido promovidas por sus gobernantes. Inclinan la cabeza ante los cárteles de la droga y elevan los narcocorridos a género cultural. Unos y otros han convertido la mordida en un vocablo tan singularmente mexicano como Tenochtitlan. A México le cuesta, al menos, 100.000 millones de dólares al año la corrupción, convertida en aceite de la maquinaria económica del país.

No hay sector productivo que se libre de ella. La corrupción está tan arraigada en México como el consumo de maíz. Es tan inherente al paisaje que atacarla parece ocioso. México no avanzará nunca mientras siga saliendo a flote el enorme dique que para la inversión extranjera representa la corrupción. Corrupción traducida en falta de seguridad jurídica, en el encarecimiento de cada trámite o contrato, en los costes de producción y en la rentabilidad de las empresas. El negocio de las drogas y el tráfico de personas hacia Estados Unidos se han convertido en dos de las actividades económicas más lucrativas y protegidas, apenas discutidas.

Las organizaciones progresistas mexicanas ponen el grito en el cielo cuando las autoridades norteamericanas pretenden deportar a inmigrantes ilegales, pero nunca se pronuncian sobre los estragos ocasionados por la guerra entre narcotraficantes dentro del país, que se ha cobrado más de 80.000 vidas entre 2006 y 2016. Los que apelan al presidente Donald Trump a que observe los derechos humanos de los mexicanos que residen ilegalmente en Estados Unidos, callan luego por los casos de torturas y desaparecidos en el interior de México. Hay pocos países en el mundo donde la dignidad y el valor mismo de la vida humanas valgan tan poco. En medio de este pavoroso panorama, se ha desatado la histeria entre el progresismo mundial por la pretensión de Donald Trump de parapetar a Estados Unidos de su vecino del sur.

La mexicanización de la sociedad estadounidense implicaría su destrucción económica y su desvertebración moral. La corrección política no reconocerá nunca la relación entre la antropología y la civilización, entre el nutriente étnico y el fruto alcanzado. Donald Trump sí parece tenerlo claro y, frente a todas las voces que se alzan en contra de su incorrección política, él pretende alzar un muro con México y blindar así a los Estados Unidos de un enemigo más letal y destructivo, para la supervivencia de su fecunda civilización blanca, que todos los misiles del antiguo Pacto de Varsovia. Antes de salir a la calle para criminalizar las políticas migratorias restrictivas de Donald Trump, lo que tendrían que hacer los mexicanos es preguntarse por qué el fracaso clamoroso de su nación y si, por consiguiente, frente a dicho fracaso, es lógico que Trump quiera mantener a sus compatriotas a salvo del contagioso virus mortífero que incuban algunos pueblos.

Miles de mexicanos salen a la calle

En plena crisis diplomática con Estados Unidos, miles de mexicanos salieron a las calles este domingo bajo el ala del movimiento “Vibra México” para protestar contra el presidente Donald Trump y su intención de construir un muro en la frontera.“A México se le respeta, Mr. Trump”, se leía en una inmensa pancarta durante la marcha en Ciudad de México, entre cientos de banderas mexicanas ondeando con sus colores verde, blanco y rojo.

Las autoridades desplegaron un amplio operativo de seguridad con miles de policías para mantener el orden durante la masiva manifestación, a la que acudieron familias con niños y representantes de decenas de organizaciones civiles, universidades y asociaciones empresariales.

Algunos de ellos iban vestidos de blanco, con pañuelos en la cabeza con los colores de la bandera e incluso el escudo nacional pintado en el rostro.

“Estamos aquí para que Trump vea y sienta como todo un país, unido, se levanta contra él y sus estupideces xenófobas, discriminatorias y fascistas. México no será su esclavo”, declaró a la agencia AFP Julieta Rosas, una estudiante de literatura de la pública Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien portaba una camiseta que mostraba al presidente estadounidense con el bigote característico de Adolf Hitler.

“Todos somos migrantes, todos somos uno. Es momento de hacer puentes, no muros”, señaló José Antonio Sánchez, de 73 años, que marchaba junto a su nieta de nueve.

El movimiento de protesta, convocado a través de las redes sociales, se replicaba en Guadalajara (oeste), mientras una veintena de ciudades en todo el país se aprestaba a hacer lo propio.“Es momento de que los ciudadanos sumemos esfuerzos y unamos voces para manifestar nuestro rechazo e indignación ante las pretensiones del presidente Trump, a la vez de contribuir a la búsqueda de soluciones concretas”, indica el movimiento Vibra México en su sitio web.

Trump, quien calificó a los inmigrantes indocumentados mexicanos de “criminales”, firmó recientemente algunos decretos que autorizan la construcción de un nuevo muro fronterizo -que asegura será pagado por México-, vetan la liberación de inmigrantes ilegales detenidos y eliminan recursos federales para las “ciudades santuario”, que dan abrigo a indocumentados.

La insistencia de Trump sobre el muro a lo largo de los más de 3.000 km de frontera desató la peor crisis diplomática entre México y Estados Unidos en décadas.

El presidente Enrique Peña Nieto incluso canceló una visita de Estado a Washington prevista para el 31 de enero pasado, luego de que Trump le dijera que si no estaba dispuesto a pagar el muro, la reunión no tenía sentido.

http://www.alertadigital.com/2017/02/13/miles-de-mexicanos-protestan-contra-donald-trump-y-se-postran-ante-el-narcoestado-que-ha-inundado-mexico-de-corrupcion-y-pobreza/

Así es, muchísimos mexicanos han caído en la trampa de que su atención se desvié hacia a Donald Trump, cuando el problema lo tenemos aquí adentro en México, el sistema político mexicano esta totalmente podrido y acabado. 

 TAGS:undefined

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Miles de mexicanos protestan contra Trump y se postran ante el narcoestado que ha cubierto México de corrupción y pobreza

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre