Avisar de contenido inadecuado

Obama, Estado Islámico y el desprecio de la Historia: ¿Factor común casual?

{
}

Por: Luis Eduardo Baralt Morán 

En la Cumbre de las Américas, luego de la participación del Presidente Rafael Correa, en la cual citó la declaración de independencia de los Estados Unidos de Norteamérica e hizo referencia a hechos históricos relacionados con la constante injerencia de dicho país en los asuntos de las naciones latinoamericanas, entre los cuales se refirió al criminal bloqueo contra Cuba, que aún persiste y la "La orden ejecutiva" contra Venezuela firmada por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, este último hizo uso de su derecho de palabra y en clara respuesta a las referencias históricas hechas por Correa, irónicamente expresó: "Me encantan las clases de historia que recibo aquí…", para continuar diciendo que "…Podemos pasar mucho tiempo hablando de injusticias pasadas y usar a Estados Unidos como excusa cómoda de los problemas políticos que pudieran suceder a nivel nacional…".Es totalmente compresible que al Presidente Obama le moleste que los presidentes latinoamericanos hagan referencia a una historia cuya constante en cada uno de sus países ha sido y es la intervención, la agresión, la invasión o la injerencia en cualquiera de sus formas de los Estados Unidos de Norteamérica, una historia donde "el hambre, la tortura, la miseria y la opresión" como diría el Padre miguel Matos en su canción, han estado siempre inherentemente ligadas a las políticas neoliberales propias del imperio que él representa, viéndose obligado por ello a reconocer que "…la aplicación de los derechos humanos en nuestro país no siempre han sido consistentes y congruentes…".

Así pues, es comprensible, pero inaceptable que el mandatario de los EEUU pretenda que obviemos esa historia, sobre todo cuando la misma es repetida constantemente por sus gobiernos dándole carácter de vivencia actual o de "historia viva", como diría en su discurso el Presidente Maduro, en forma permanente.

Para muestra, un simple botón: el Presidente Raúl Castro en su extraordinaria intervención, al realizar un breve esbozo de las tantas agresiones del imperio norteamericano a su país, hizo referencia a un hecho histórico, según el cual en "…1960, apenas un año después del triunfo, el subsecretario de estado Léster Mallory escribió en un perverso memorando, desclasificado decenas de años después, que ‘la mayoría de los cubanos apoya a Castro… No hay una oposición política efectiva. El único medio previsible para restarle apoyo interno es a través del desencanto y el desaliento basados en la insatisfacción y las penurias económicas (…) debilitar la vida económica (…) y privar a Cuba de dinero y suministros con el fin de reducir los salarios nominales y reales, provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno".

Como bien dijo en su discurso el Presidente Castro, lo expresado en ese memorándum es exactamente la misma "receta" que actualmente aplica el imperio en Venezuela.

Entonces, ¿Qué pretende el Presidente Obama o el imperio por él representado?: ¿Qué olvidemos los desmanes cometidos por ellos en el pasado para poder ejecutarlos nuevamente sin siquiera procurar evitarlos por no poder preverlos dado la "amnesia" histórica de nuestras nuevas generaciones?, ¿o tal vez para alegar luego que los daños provocados por tales desmanes fueron no intencionales (ya que nunca lo habían hecho antes) o provocados con buenas intenciones o que pertenecen a los denominados "colaterales", evitando así que se les acuse de reincidencia y cometiéndolos ahora y en forma reiterada con mayor impunidad?.

Si, quizá estas puedan ser algunas de las razones, pero no son las únicas; me refiero a que el objetivo último de dicha pretensión es el de tratar de eliminar la "conciencia histórica" de los pueblos intentando por todos los medios borrar de dicha conciencia los logros alcanzados por esas sociedades, su cultura, sus próceres, las hazañas y el pensamiento de estos (más aún si este ha sido antiimperialista).

Es así como, al igual que "crearon" a Saddam Hussein, después de haber apoyado el golpe de estado del partido Baath en Iraq y de haberles proporcionado la lista de "comunistas" para su exterminio, así como igualmente formaron a Osama Bin Laden para que participara en la primera guerra de Afganistán contra la Unión Soviética, llegando a catalogarlo de "héroe combatiente de la libertad", así también han engendrado al llamado Estado Islámico, el cual, entre otras barbaridades, se ha dado la tarea de destruir monumentos histórico en ciudades Iraquíes como Mosul o Nimrud, antigua ciudad asiria, construida alrededor del 1250 antes de Cristo y que llegó a convertirse en la capital del imperio neoasirio, para entonces el estado más poderoso de la tierra, que se extendía hasta lo que hoy es Egipto, Turquía e Irán.

Tales acciones de estos bárbaros terroristas responden fielmente a las pretensiones del imperio norteamericano arriba señaladas y expresadas por su Presidente en la Cumbre de las Américas, es decir borrar la "conciencia histórica" de los pueblos, que estos olviden que algún día fueron más importantes y aportaron más a la humanidad que el imperio decadente del Norte que ha pretendido dominar al mundo entero a través de las guerras, de la destrucción y de la asfixia económica de otros países a los fines de lograr el "desencanto y el desaliento" del que hablaba Léster Mallory en su memorándum sobre Cuba, afianzando así su domino sobre estos.

Pues bien, Sr. Obama, lo pueblos de nuestra América le decimos NO, no olvidaremos nuestra historia, y mucho menos lo haremos los Venezolanos porque, como fue expresado por el Presidente Maduro en la Cumbre de las Américas: "Nosotros estamos orgullosos de nuestra historia. No tenemos una historia oscura de la cual arrepentirnos, porque nunca hemos bombardeado ni atacado pueblos hermanos", y al no olvidar nuestra historia tenemos siempre presente la advertencia profética que nos hiciese nuestro Libertador cuando predijo que:

"Los Estados Unidos parecen destinados por la providencia para plagar la América de miseria en nombre de la libertad"

http://www.aporrea.org/tiburon/a206040.html

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Obama, Estado Islámico y el desprecio de la Historia: ¿Factor común casual?

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre