Avisar de contenido inadecuado

Pemex: la corrupción no importa

{
}

Sergio Rivera

La reforma energética parece haber concluido finalmente. Después de extensos cabildeo y de un largo proceso desde su propuesta hasta su aprobación, la iniciativa más importante de Enrique Peña Nieto se vuelve una realidad. Más allá de la discusión de si era o no necesaria, de si debió o no de hacerse, la reforma deja intocados privilegios y espacios de corrupción en Pemex, que lejos de erradicarse, permanecen sin que esto haya merecido la menor atención de quienes aprobaron la reforma.

La corrupción en Pemex es endémica. Ni los cambios de gobierno, ni el paso de los años, ni los ánimos reformadores le han tocado un pelo. Personajes como Romero Deschamps siguen impunes, protegidos por el fuero de sus cargos públicos o de sus aliados en el gobierno en turno. El supuesto espíritu trasformador de Peña Nieto no contempla el combate a la corrupción; la retórica de la modernidad de acalorados defensores de la reforma como David Penchyna no incluye terminar con viejas y constantes practicas de corrupción en la empresa petrolera. Para el actual gobierno el saqueo que sindicato, contratistas, funcionarios y crimen organizado llevan acabo día con día del patrimonio de los mexicanos es un tema menor, sin un lugar en la rutilante agenda de reformas.

La enorme corrupción que asfixia a Pemex, lejos de ser un problema de urgente solución es para Peña Nieto y su gabinete es un tema incómodo.  Desde el inicio del proceso de la reforma energética, evitaron ser claros respecto a que harían para mitigarla; esquivaron el tema, se cuidaron de no comprometerse con acciones concretas y lo sacaron absolutamente de los puntos más importantes del debate. Queda claro que Peña Nieto no quiere o no puede evitar el robo descardo a la paraestatal, tal vez no está interesado en llamar a cuentas a sus aliados o en fijar reglas que después dificulten valerse de la empresa para apoyar proyectos de partido o campañas electorales.

La evidencia de la enorme corrupción es inagotable. Día con día surgen nuevos datos y  casos que nos revelan que Pemex es desde siempre un botín y que con la reforma no dejará de serlo. Para documentar tan sólo una forma de saqueo, basta leer la investigación hecha por el diario Reforma, publicada en su edición del martes 5 de agosto, en donde explica que la mayor parte de las gasolineras roban a los consumidores, y que estas su vez son objeto de robo por parte del propio Pemex, quien las estafa entregando menos gasolina en cada pipa que surte.

Los que tendrían que erradicar la corrupción en Pemex no están interesados en ello, lo que es más, operan y cabildean para que continúe. Los líderes charros, el robo de combustible, el fraude, el desvío de fondos y los privilegios seguirán imparables. La principal reforma del gobierno de Enrique Peña Nieto, no cambiará nada, lo que es peor, abre enormes áreas de oportunidad para que nuevos actores se sumen al saqueo.Es sin duda una curiosa reforma, le preocupa la inversión y el capital, pero no la aplicación de la ley ni la erradicación del delito.

http://amqueretaro.com/2014/08/pemex-la-corrupcion-importa-por-sriverama/.html

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Pemex: la corrupción no importa

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre