Avisar de contenido inadecuado

Si Peña Nieto no ha podido gobernar ni a su familia

Por: RUBÉN CÁRDENAS

En la nada envidiable posición del presidente mexicano más desgastado y repudiado en la historia reciente, Enrique Peña Nieto ya no está solo: Su esposa Angélica Rivera y sus hijos e hijastras le acompañan. Como no había ocurrido antes -si acaso con los famosos hijastros Bribiesca- la familia presidencial se ha ganado con creces el rechazo de una sociedad humillada ante la frivolidad que exhiben sus gobernantes dentro y fuera del país. Baste con asomarse un poco a las redes sociales para comprobarlo.

De insulto resultaron para los mexicanos las imágenes de los Peña- Rivera durante la visita de Estado, que terminó siendo de placer para la misma familia y sus doscientos acompañantes, a Gran Bretaña, al inicio de semana. No hay justificación gubernamental para demostrar que era imprescindible la compañía ni siquiera de la familia, menos de tantos secretarios, jefes de protocolo, asistentes personales y políticos acompañados de sus esposas a un viaje de trabajo, o al menos así se nos vendió la idea a los ciudadanos.

La indignación llegó a niveles superlativos al trascender que "La Gaviota" invirtió un mínimo de ocho mil dólares en sólo dos de los ajuares -uno de Valentino y otro de Alexander McQueen, este último nombre, un emblema para los británicos- que portó para eventos de gala y con los cuales supuestamente habría "brillado" entre la realeza; quizá era ese su verdadero objetivo, más que ser parte del logro de algún beneficio para los mexicanos.

Si esto era ya demasiada ostentación, todavía faltaba ver a Sofía Castro, la hija mayor de Angélica Rivera, posando en un parque de Londres enfundada en un atuendo de Dolce & Gabanna, cuyo costo sería difícil de pagar para la inmensa mayoría: siete mil 275 dólares. De las otras integrantes de la familia presidencial, a nadie se le vio tampoco lucir sencilla o mostrar alguna clase de austeridad en su persona, y no es que los mandatarios y sus allegados tengan que mostrar su peor cara en el extranjero o parecer unos "prófugos de la moda", pero nunca es una buena estrategia meterse en una burbuja que los aísle de la realidad del país del cual provienen y al que representan.

No debiera existir esa abismal distancia entre lo que puede usar o hacer un mexicano medio y lo que se ponen o hacen, cual virreyes sin apellido ilustre, los políticos y sus familias, sin contar el resto de los grandes lujos que se dieron los Peña- Rivera en aquel país. Contrasta, pues, el comportamiento de esta familia con la situación del país, sobre todo porque vivimos momentos de emergencia económica y sólo el pueblo padece las consecuencias; nunca se le ha exigido sacrificio alguno a la clase política; lo estamos viendo.

Así, la esposa, hijos e hijastras de Peña Nieto lo han enfrentado una y otra vez con la ciudadanía. Desde la campaña electoral en el 2012, Paulina Peña protagonizó un escándalo mayúsculo, al referirse a millones de mexicanos como "la prole", en un gesto de soberbia y prepotencia. No ha sido ese su único desaguisado, ni de sus hermanastras, dentro y fuera de México.

Por lo que hace a Angélica Rivera, aún se mantiene fresco en la memoria de los mexicanos su ofensivo discurso aclaratorio sobre la adquisición de la "casa blanca", que por supuesto no sonó creíble. Muy poco le faltó a la primera dama para abofetear virtualmente al pueblo "por andar creyendo lo que no"; faltaba más.

Esta serie de errores demuestra con claridad la falta de liderazgo del Presidente al interior del hogar, y necesariamente surge el cuestionamiento de que, si no puede poner orden en su propio hogar, menos logrará conducir al país hacia el anhelado progreso.

Si ni a su familia ha podido disciplinar Peña Nieto, eso también explicaría la razón por la que no puede llamar a cuentas a quienes integran su equipo de trabajo. Aquel "no te preocupes, Rosario", cuando debió exigirle cuentas a la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, al inicio de su mandato, y la felicitación que se atrevió a extender, en días recientes, al cuestionado exprocurador Jesús Murillo Karam -a quien incluso protegió al mantenerlo dentro del gabinete, pese al ineficiente trabajo realizado al frente de la Procuraduría General de la República- advierten que Peña Nieto es un hombre insensible, ignorante de las leyes elementales del liderazgo y, por tanto, un gobernante incapaz de mantener a la nación en un margen de estabilidad social. Lo demuestra un día y al otro, también.

COLMILLOS Y GARRAS 

LA FAMILIA PRIÍSTA festejó ayer en Durango los 86 años de la fundación del tricolor. De hecho, realizaron eventos alusivos a la fecha en los 39 municipios del estado. Según el PRI, más de 15 mil militantes participaron en estas celebraciones, incluyendo exgobernadores, exdirigentes estatales y viejos liderazgos. Le siguen apostando a la unidad y lo exhiben cada vez que pueden, entonces... DESPERTÓ ALGUNAS CRÍTICAS el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Apolonio Betancourt Ruiz. Ayer organizó una misa en la catedral al celebrarse el "día del juez". En lo personal y familiar, claro que puede expresar la fe de su predilección, pero como representante del Poder Judicial debe recordar la laicidad del Estado Mexicano... QUE HA BAJADO hasta en un 80 por ciento la producción de mezcal en el estado, debido a que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente tiene retenida la materia prima en 40 de las 47 vinatas. Comienza a cobrar fuerza la versión que la PROFEPA está protegiendo, con su mal proceder, los intereses de unos cuantos nuevos productores.

http://www.elsiglodedurango.com.mx/noticia/577952.si-pena-nieto-no-ha-podido-gobernar-ni-a-su-familia.html

Si Bersuit Vergabarat se sentía así en 1999 en Argentina, yo estoy igual en este caótico México del 2015.

 

 

Deja tu comentario Si Peña Nieto no ha podido gobernar ni a su familia

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre