Avisar de contenido inadecuado

Las “armas químicas” de Bush, ahora en Siria

{
}

Irene Selser

De pronto, a modo de cortina de humo que distraiga de la “especialmente dañina” decisión —como ha dicho el Departamento de Estado— de Benjamin Netanyahu de ampliar la incesante colonización de Palestina, el tema de “las armas químicas” (ADM) de Siria irrumpe en el escenario como en su momento ocurrió con el Irak de Sadam Husein, ex colaborador de la CIA, cuando George W. Bush decidió deshacerse de él e invadir al cuarto productor mundial de crudo.

Fue en diciembre de 2002 cuando Washington, tras rechazar el informe de Irak a la ONU sobre la inexistencia de ADM —provistas por EU al propio Husein en los años 1990 para exterminar al pueblo kurdo—, expuso las razones por las cuales el Consejo de Seguridad debía avalar una intervención en ese país miembro del “eje del Mal” (junto a Irán y Norcorea), a saber: el “apoyo de Sadam al terrorismo internacional”; sus “incontables depósitos de ADM”, y la expulsión de los inspectores de la ONU cuya misión era comprobar que dichos arsenales habían sido destruidos.

A la fecha, como sabemos, y cerca de varias decenas de miles de muertos iraquíes después, ninguno de esos argumentos para justificar la invasión —lanzada en 2003 y hasta 2011— fueron probados; amén de que en los meses previos tanto el jefe de los inspectores de la ONU, Scott Ritter, que insistió en que el arsenal había sido “neutralizado en un 90 a 95 por ciento”, como el jefe de la AIEA, el egipcio Mohamed el Baradei, acusaron a Bush de querer la guerra “por intereses políticos”. Un quinto argumento, que Irak no aceptaba “la existencia de Israel”, terminó convirtiéndose en un bumerán para el único aliado de EU en Oriente Medio ya que tras una década del Pentágono en Irak la siempre aplastada mayoría chiita, aliada de Irán, quedó al frente del país.

Pero la alusión de Bush a Irak como “enemigo de Israel” vuelve a resonar con Netanyahu, quien ayer declaró que “seguimos de cerca los desarrollos en Siria sobre los depósitos de armas químicas”.

Damasco lleva días negando el uso de ADM contra la oposición. Pero tanto la OTAN como EU insisten contra su “inaceptable utilización”.

¿Cortina de humo o juego prebélico? Tal vez ambas cosas, ya que ayer mientras la OTAN anunciaba el envío de misiles Patriot a Turquía, Arabia Saudí instó a hallar una “solución urgente” al conflicto sirio, alabó a la oposición y pidió a la “comunidad internacional” —léase el Consejo de Seguridad— que “unifique su postura”. Esto es, que se atreva a otra intervención.

http://www.milenio.com/cdb/doc/impreso/9166348

{
}
{
}

Deja tu comentario Las “armas químicas” de Bush, ahora en Siria

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre