Avisar de contenido inadecuado

Relojes, bolsas y bodas, recurso de campaña

{
}

Autor: Luis Enrique Sánchez Fernández

Ese es el estado de la democracia en México, así es la política: evidenciar, mostrar, culpar el uso de relojes, bolsas, carros, bodas de alto costo, de políticos que aspiran y luchan por mantener su nivel político, social, financiero, económico y laboral.

Que pobreza.

Así es la lucha. Así se dirimen las diferencias ideológicas. Así se combate en la arena de la democracia mexicana.

El atraso, el tercer mundo, el quinto patio, en su máxima expresión. La aldea que recurre al chisme de lavadero.

No hay propuesta. Hay descalificación. No existe la idea; es el patín en las gónadas.

Y ya se rebasó la mitad de las campañas; y fuentes de alto nivel aseguran que apenas es el comienzo, que en el cierre de las campañas la mierda lloverá y que se habrán de sacar muchos trapos al sol; más, muchos más de los que el lector se imagina.

Bolsas, relojes, autos, viajes, bodas, no es el problema de origen. Para eso y para más ganan los integrantes, miembros, y dilectos integrantes de la clase política.

Para un bolso de 13 mil pesos, un reloj de 240 mil, un auto de dos millones, una boda de tres millones alcanza el salario de más de cien mil pesos mensuales, los bonos anuales de dos, tres o cuatro millones de pesos anuales, los aguinaldos de millones o los viáticos mensuales de miles de pesos.

Eso es lo que ha aprobado y legitimado la clase política. Esa esfera, ese nivel, ese escalón que no más de cinco mil mexicanos han alcanzado; mientras que más de 110 millones de mexicanos padecen las inclemencias de un grupo de privilegiados que se protegen y disfrutan su burbuja.

Así es la política.

Y así es el periodismo.

http://www.poblanerias.com/2015/04/relojes-bolsas-y-bodas-recurso-de-campana/

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Relojes, bolsas y bodas, recurso de campaña

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre