Avisar de contenido inadecuado

Tests fraudulentos crean pánico y psicosis de SIDA en un pueblo de Camboya

{
}

Publicado por Superando el Sida

INTRODUCCIÓN:

La periodista especializada en el Sida, Celia Farber, da cuenta en estos días en Facebook de esta noticia, un ejemplo típico de cómo se hacen las cosas en el SIDA: sin venir a cuento, es decir, sin que existiera ningún motivo justificable en forma de patologías previas en la población, se realizan una serie de tests en un pueblo agrícola de Camboya y, ante el número de resultados positivos, se hace cundir la alarma y la psicosis de epidemia, comenzándose la administración de arvs a la población.

De modo incomprensible, los resultados positivos en el test se producen en personas nada sospechosas de pertenecer a grupos de riesgo, como es el caso de todos los niños de una escuela de primaria, o el de la anciana autoridad religiosa del templo budista, o el de personas de todo tipo y condición.

Está claro que esos tests no detectan lo que dicen que detectan, ¿Cuál es la explicación si no a esos resultados positivos en una población que no es nada sospechosa de prácticas de riesgo, como el caso de ancianos o niños de primaria? ¿Se han vuelto promiscuos ahora, o será que se han vuelto adictos a las drogas intravenosas? ¡Estamos ente el más completo absurdo!  Esta forma de proceder es un auténtico disparate desde el punto de vista sanitario, tratándose de unos tests totalmente inespecíficos que no se sabe qué es lo que detectan y que había que pensar en prohibir de una vez por todas.

Lo lógico sería que se hubiera visto antes en la población una serie de casos de inmunodeficiencia, no explicables por los factores lógicos que la provocan, como la desnutrición, por ejemplo, u otros factores. Y luego, una vez detectada la presencia de esos casos claros de inmunodeficiencia no explicables por otras razones lógicas, proceder a hacer los tests. Sin embargo, no se tiene noticia de que se hubiera actuado de esa forma, sino que primero se hacen los tests a la población, por lo demás una población tan sana como otra cualquiera, y ante el resultado positivo en muchos casos se desata la alarma. Pero las autoridades ya se han buscado un chivo expiatorio a quien cargarle las culpas: un señor que estuvo ejerciendo de médico durante años por allí, al parecer, y que a pesar de que ser muy querido por la población, no tenía título de médico y además reutilizaba el material de las inyecciones, lo que motivó que muchos se “infectaran”.

Pero ya no es el primer caso de poblaciones donde el porcentaje de resultados positivos es grande a pesar de que nunca se dio ningún caso de inmunodeficiencia grave en ellas, así sucedió a mediados de los 90 con la etnia Turkana, en África, donde el 50% de la población daba positivo a pesar de no haberse registrado en ella un solo caso de sida, y lo mismo en tribus del Amazonas.

No nos queremos imaginar los problemas de toda índole, suicidios incluidos, que está ocasionando toda esta psicosis de epidemia, en un país por lo demás pobre y con no pocos problemas ya. Pero ya sabemos: business is business 

Resaltar también que en la noticia no podían faltar cabecillas de oenegés del sida, como es el caso de ese señor, Kong Wuthy, “gerente de proyectos en los usuarios de ARV, una organización sin fines de lucro que ayuda a las personas con VIH en Camboya”, (y financiada con toda seguridad por las farmacéuticas que venden los arvs), que asegura que "Nunca ha visto nada como esto".
Debería existir un tribunal internacional que pusiera fin a este tipo de prácticas de terrorismo sanitario, no digo la OMS, que son los primeros delincuentes en este sentido, (recordemos el reciente timo de la gripe A), tampoco me refiero al TPI, Tribunal Penal Internacional, donde duerme desde hace lustros la denuncia de Antony Brink por genocidio.

Esta es la noticia:

Conmoción e indignación en un pueblo de Camboya afectado por el VIH

By THOMAS FULLER, JAN. 19, 2015
Fuente: http://www.nytimes.com/2015/01/20/world/asia/farming-village-in-cam...

ROKA, Camboya- Débil y deprimida después de su diagnóstico, Chem Mao decidió quitarse la vida trepando a un árbol de mango en su patio trasero, con la intención de atar el extremo de una cuerda alrededor a una rama robusta y el otro extrema alrededor de su cuello, y saltar…la visión de sus nietos que jugaban cerca le hizo desistir y se echó a llorar.
"Yo no tuve la fuerza suficiente para llegar al árbol," dijo ella. "Tal vez lo intente de nuevo en otra ocasión."
La sra. Mao, de 55 años, es una de los más de 200 habitantes de esta comunidad agrícola arrocera del oeste de Camboya que dieron positivo para el VIH el mes pasado. Las autoridades camboyanas dicen que un médico sin licencia que tenía la costumbre de reutilizar las jeringas y otros equipos médicos es el causante de propagar la infección.
Incluso en un país acostumbrado a las penurias y al sufrimiento, la infección de un número tan grande de personas dentro de un radio de pocos kilómetros es un suceso impactante.
Las víctimas están por todos los sitios, en los palafitos de madera, en los campos de arroz, en el templo dorado budista en la entrada de la aldea, y en el patio de la escuela ocre amarillo de primaria. La autoridad religiosa del templo, de 82 de edad, está infectado, al igual que los 12 niños que asisten a la escuela primaria.

… A cinco minutos del templo hay un grupo de casas donde se infectaron 16 miembros de una extensa familia.
Lo que las víctimas parecen tener en común es que fueron tratadas por Yem Chrin, un médico del pueblo que fue acusado el mes pasado de homicidio con agravante, difusión intencionada del VIH y de practicar sin licencia médica. Él está en la cárcel en espera de juicio en la cercana ciudad de Battambang.
El fiscal provincial, Nuon San, dijo en una entrevista que un número de personas en la zona había muerto de VIH en el pasado y que las autoridades estaban investigando si el Sr. Chrin pudo haber sido el responsable. Los funcionarios citados en los medios de comunicación de Camboya dijeron que el Sr. Chrin había admitido la reutilización de agujas y jeringas.
Durante dos décadas, el Sr. Chrin efectuó visitas a domicilio a los aldeanos enfermos… Se formó y ejerció como enfermero en un campo de refugiados durante los convulsos años después de la caída de los jemeres rojos en 1979, según su hija, Chrin Reaksa.
Cuando se mudó a Roka, "cada vez más gente solicitó su ayuda, por lo que comenzó su práctica médica", dijo la Sra Reaksa en una entrevista. "El gobierno nunca expresó preocupación acerca de la licencia para ejercer."
Muchos aldeanos, incluso los infectados, defienden firmemente al Sr. Chrin, describiéndolo como un hombre amable que trataba incluso a quienes no podían pagar.
"Honestamente no creo que el doctor hiciera esto", dijo Chhay Yao, de 76 años, la matriarca de la familia en la que se infectaron 16 personas." Éra tan limpio. Y no es una mala persona. Si teníamos dinero, se lo dábamos, y si no lo teníamos él decía que ya le pagaríamos después.”

Realizaba visitas a domicilio…los aldeanos preferían un suero con gotero o una inyección en vez de píldoras…
…Em Seiha, de 23 años, se desmayó cuando se enteró de que estaba infectada. "Me preocupaba que mi marido pudiera pensar que había tenido una aventura", dijo.
La infección por VIH ya no es la sentencia de muerte que una vez fue, y el gobierno de Camboya está proporcionando medicación antirretroviral gratuita, los medicamentos que eliminan el virus y detienen su progresión. Pero la Sra Seiha se siente condenada.
"Tengo miedo de morir a una edad temprana, dejando abandonado a mi hijo", dijo.
Los familiares dicen que son tratados con desconfianza cuando viajan fuera de la aldea, como el caso de una madre a la que le enseñaron a lavarse las manos con un gel antibacteriano cuando los empleados de una tienda supieron que era de Roka.
“No somos bienvenidos entre la gente de los otros pueblos”, dijo Em Soeum, un miembro de la familia. "Ellos discriminan a todos los del pueblo, incluyendo a las personas VIH-negativas."
La infección masiva en Roka llega justo cuando Camboya acaba de recibir elogios por su manejo del VIH a principios de diciembre, en la época que se descubrieron las infecciones, las Naciones Unidas elogiaron a Camboya por reducir el número de nuevas infecciones por VIH en un 67 por ciento desde 2005. Camboya tiene un tasa de prevalencia de VIH de alrededor del 0,7 por ciento, un tercio inferior a la de la vecina Tailandia, según estadísticas de las Naciones Unidas.
Las Naciones Unidas dicen que dos tercios de las 75.000 personas que viven con el VIH en Camboya reciben terapia antirretroviral, el mayor porcentaje de acceso al tratamiento entre los países de la vecindad.
En un país de una pobreza extrema y un cumplimiento muy laxo de la ley, aún no está clara la extensión de la práctica de la reutilización de agujas y de si se trataba de una tragedia anunciada.
No existen estadísticas a nivel nacional de la cantidad de médicos sin licencia, pero el Ministerio de Salud se ha comprometido a hacer valer la ley, dijo Ly Penh Sun, el director adjunto del Centro Nacional para el VIH / SIDA.
Los trabajadores humanitarios dijeron que el brote aquí era inusual. "Nunca he visto nada como esto", Kong Wuthy, gerente de proyectos en los usuarios de ARV, una organización sin fines de lucro que ayuda a las personas con VIH en Camboya.
Roka es de unos cinco kilómetros, o unos cinco kilómetros, desde la carretera pavimentada más cercana ya 15 minutos en coche de Battambang, un centro de comercio en el oeste de Camboya.
Soeun Sophath, el jefe adjunto de la clínica de salud del gobierno en el pueblo, que está dotada con enfermeras, dijo que la primera señal de que algo andaba mal aquí llegó en agosto, cuando un análisis de  rutina de VIH en una mujer embarazada dio positivo. Fue el primer resultado positivo en el pueblo desde el programa de cribado se inició hace dos años, y los trabajadores de salud no pudieron encontrar una explicación para la infección. Cuando otra mujer embarazada dio positivo en noviembre, así como un anciano y su hija, los habitantes entraron en pánico y asaltaron el centro de salud para someterse al test. Decenas resultaron positivos.
"Lloraban y se arrastraban por el suelo, abrazándose unos a otros," dijo la Sra Sophath. "Yo estaba llorando, también. Me quedé muy sorprendida ".
El primer ministro Hun Sen expresó inicialmente incredulidad de que los tests fueran fiables. "En este momento, el 99 por ciento, no creo que sea sida", según citaron los medios de comunicación de Camboya.
Unos días más tarde, ya que los equipos policiales y de investigación médica y de tratamiento enviados desde Phnom Penh cubrieron la comunidad, un tribunal de Battambang acusó al Sr. Chrin.
No todo el mundo en el pueblo es indulgente del Sr. Chrin. Sra. Mao estalla en cólera entre lágrimas cuando se le preguntó acerca de él.
"Yo quiero cortarlo en pedazos. Quiero torturarlo ", dijo. "Quiero inyectar mi sangre a los miembros de su familia para que sepan lo que se siente."
Descrita por sus vecinos como una de las productoras más talentosas en el pueblo, la señora Mao ha estado últimamente demasiado débil para trabajar. Sus plantas de pepino, prolijamente dispuestos en filas, están muertas. Los melones amargos que plantó a pocos pasos de su casa se han marchitado. Una hilera de cañas de maíz están amarillentas y raquíticas.
La sra. Mao dijo que la medicación para el VIH, que comenzó a tomar de este mes, le hacía sentir náuseas y debilidad.
"Siempre he sido capaz de cuidar de mí misma", dijo. "Nunca me ha tenido que ayudar nadie y no quiero que nadie me ayude. Sólo quiero estar en condiciones de volver a trabajar".

http://superandoelsida.ning.com/profiles/blogs/tests-fraudulentos-crean-panico-y-psicosis-de-sida-en-un-pueblo-d

Recomiendo leer el siguiente artículo y ver el documental House of Numbers.

http://mitrinchera.obolog.es/sida-espejo-2373773

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Tests fraudulentos crean pánico y psicosis de SIDA en un pueblo de Camboya

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre